La Cuarta Revolución Industrial y sus beneficios para los seres humanos

Cuarta revolución industrial

Lo que hace unas décadas parecía ciencia ficción, es una realidad. De unos años a la fecha se habla de una transformación radical en el desarrollo tecnológico denominada por los economistas como la Cuarta Revolución Industrial. Hoy más que nunca es importante comprender de qué se trata.

De acuerdo con el economista alemán Klaus Schwab, la tecnología ha modificado radicalmente la forma en la que vivimos. Ese cambio representa una revolución en muchos aspectos de nuestras vidas: producción, estilo de vida, relaciones interpersonales, entre otros.

¿Cómo mejorar tus impresos?
Consulta nuestro ebook

En su libro: «La cuarta revolución industrial», el fundador del Foro Económico Mundial detalla las diferentes características de esta etapa, poniendo especial atención en la interacción o colaboración y gobernabilidad que generan beneficios en común para el mundo.

Este artículo te ayudará a comprender mejor el concepto de Cuarta Revolución Industrial y te ofrecerá algunos consejos para afrontar día a día esta nueva transformación que demanda de nuevas habilidades y saberes.

Sigue leyendo y conoce más sobre este momento de convergencia entre las nuevas tecnologías digitales y nuestras habilidades biológicas y físicas.

¿Qué es la Cuarta Revolución Industrial?

Su principal característica es que se basa totalmente en sistemas ciber-físicos que integran un software con infraestructura física con tecnología digital de comunicación, sensores y nanotecnología, creando así nuevas formas de producción, procesamiento de data y relaciones entre los seres humanos y su entorno.

Cuando Schwab habla sobre Cuarta Revolución Industrial, no sólo se refiere a la llegada de un conjunto de tecnologías, sino de los sistemas que las integran y que se construyen sobre la tercera revolución: la digital. Es decir, aquello que resulta al conectar diferentes tecnologías.

De esta manera se da paso a nuevas formas de automatización y procesamiento de data en sectores existentes. Generando así avances en campos como la robótica, inteligencia artificial, cadenas de bloques, nanotecnología, computación cuántica, biotecnología, el internet de las cosas, impresión 3D, y vehículos autónomos. Es decir, es la transformación digital en su máximo esplendor.

La transformación digital, datos e información
Photo by Alex Kotliarskyi on Unsplash

Características de la Cuarta Revolución Industrial

La inteligencia artificial, la robótica y el internet de las cosas, son palabras clave de la Cuarta Revolución Industrial. El Foro Económico Mundial gira en torno a esta etapa por la cual ya estamos transitando. En su última reunión, realizada en enero del 2019, la agenda incluyó Globalización 4.0: cómo diseñar una arquitectura global en tiempos de la cuarta revolución industrial.

El politólogo y columnista Roberto Rave afirma que esta es la más democrática de las revoluciones industriales que hemos experimentado.

Pero hablemos de campos específicos en los que esta revolución industrial tiene gran impacto:

1. Los avances en medicina, procedimientos, tratamientos y prevención, resultado de integrar nanotecnología, biomédica y robótica.

2. La manufactura se automatiza al implementar sistemas ciber-físicos, internet de las cosas y cloud computing, creando así fábricas inteligentes.

3. La Economía. Si bien se teme que esta revolución implique que cientos de puestos y cargos se vuelvan obsoletos y por lo tanto reemplazables, también es cierto que se abren nuevas vacantes en tareas que demandan personal capacitado y preparado para adaptarse a estos cambios y nuevos modelos de producción e interacción.


Fuentes de energía en la cuarta revolución industrial

La Primera Revolución Industrial se caracterizó por la aparición de la máquina de vapor, es decir, el desarrollo de la energía hidráulica, dando paso a importantes avances industriales.

La Segunda Revolución Industrial arrancó con la electricidad y las cadenas de montaje o ensamble.

Ambas revoluciones definieron el tipo de producción al que estamos tan acostumbrados y adaptados, aquel para el que seguimos siendo indispensables como mano de obra. La Tercera Revolución se centra en la cuestión informática y no modifica de forma considerable los modelos de producción, pero sí sus tiempos y su efectividad.

La Cuarta Revolución sí modifica líneas de ensamble y supone cambios importantes en la manera en que estamos acostumbrados a hacer las cosas, al integrar, complementar y coordinar exitosamente el campo físico, biológico y digital.

Es correcto decir que la principal fuente de energía de la Cuarta Revolución Industrial es la información, y la manera en la que se almacena, procesa y utiliza en la actualidad. En otras palabras: el aprovechamiento de los datos en función de un modelo de producción o interacción; la optimización de procesos y recursos.

¿En qué beneficia la Cuarta Revolución Industrial a los seres humanos?

De acuerdo con un estudio publicado anualmente por General Electric, llamado ‘Barómetro Global de Innovación’ y que recoge la opinión de más de 4000 líderes mundiales, el 70% de los encuestados tiene expectativas positivas de esta revolución; 64% está dispuesto a comprometerse con la innovación y a hacerle frente a los retos que ésta implique, mientras que el 17% teme por el impacto negativo que pueda tener en los trabajadores de diferentes niveles y sectores de la industria mundial.

¿Pero de qué riesgos hablan y a qué beneficios se refieren?

En pocas palabras, las tres revoluciones anteriores tuvieron un impacto importante pero no inmediato en todos los sectores e industrias del mundo; comenzaron por los modelos de producción y poco a poco los beneficios fueron abarcando sectores y áreas vecinas.

La Cuarta Revolución tiene la capacidad de implementarse en todos los sectores y en todas las actividades humanas. Es así como debe suceder para que realmente podamos hablar de una revolución exitosa.

La información y el data fundamental en las nuevas tecnologías
Photo by Petter Lagson on Unsplash

De esta forma nos encontramos frente a un periodo que puede impactar positivamente en la capacidad de elevar ingresos a nivel mundial y mejorar la calidad de vida de la población global.

Desde una tarea tan simple como ordenar tu comida favorita utilizando el teléfono, hasta avances médicos importantes que pueden traducirse en un aumento en la esperanza de vida para miles de seres humanos, la Cuarta Revolución representa notables beneficios que podrán mejorar la calidad de vida de las personas.

En campos como la seguridad informática, esta revolución puede impactar positivamente al implementar formas de procesamiento de datos más seguras, como es el caso de las blockchains.

En el área de la biotecnología, propicia la investigación para la cura de enfermedades mortales y el desarrollo de nuevos y más efectivos tratamientos a las necesidades existentes.

En materia de robótica, aunque se tema el posible desempleo, lo más probable es que los avances en este sector sólo impliquen la automatización de trabajos que actualmente son muy exigentes para la mano de obra humana, sin que afecten los trabajos creativos, e incluso aumentando estos últimos.

El reto de qué hacer con la información

La privacidad es una quimera en la era digital. El uso por terceros de la información que generamos es parte del reto digital y que cada uno decida que quiere que hagan con ella es parte de lo que falta por definir para proteger al individuo del capitalismo salvaje y del control de nuestras vidas.

¿De quien es esa información? ¿Puede ser usada para todo lo que quieran o nos tienen que informar? ¿Cómo nos puede perjudicar? Todas estas preguntas son parte de otros contenidos que compartiremos con nuestros lectores.

¿Por qué? Está claro que si esta revolución sólo nos ve como consumidores a los que vender productos o como generadores de información que otros están dispuestos a usar, vender o gestionar para rentabilizar sus negocios sin que a nosotros nos toque nada, quizas no sea justo. Un nuevo impuesto a la información que explotan debería servirnos para algo ¿Qué tal si fuera para nuestra jubilación o para complementar nuestros ingresos?

Conclusión

En definitiva se trata de un proceso de cambio, que como tal, puede generar inquietudes o temores. Si abordamos este nuevo periodo con mentalidad visionaria, lograremos aprovechar su potencialidad, abriendo las puertas a una emocionante y nueva etapa en nuestro estilo de vida. De nosotros depende que sea beneficiosa para la sociedad pero también que nos aprovechemos de lo que generamos.

Sin embargo, es importante comprender que el control lo deberíamos seguir teniendo nosotros. Si bien la Cuarta Revolución busca crear sistemas que se autoevalúen, e incluso que una máquina o programa pueda repararse a sí misma, la mano de obra seguirá siendo crucial, así como la participación activa del humano para llevar esta revolución al siguiente nivel.  

¿Cómo mejorar tus impresos?
Consulta nuestro ebook

Si te ha gustado este artículo, quizá te interese:

Derechos laborales e intimidad y uso de datos

Tarjetas digitales de presentación, el futuro ahora

La multiculturalidad y su ventaja en los negocios

Las industrias indispensables en este 2019

El error de Android que puso en riesgo datos de usuarios

  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
solutions offered bybHybrid
Publication
SecureContent
Advertising
BusinessCard
Vuelve al inicio